En pleno toque de queda desvalijan céntrica joyería de Los Andes

55

Un botín calculado inicialmente en $23 millones en joyas de oro y plata, como también dinero en efectivo, se llevaron delincuentes que la madrugada del domingo ingresaron a robar a la Joyería y Relojería “Omeñaca” ubicada en calle Maipú N° 279, a menos de cuarenta metros de la Plaza de Armas.

Los antisociales, infringiendo el toque de queda y aprovechándose de la nula existencia de vigilancia militar y policial en el centro de la ciudad, cortaron los candados de la cortina metálica del local y levantaron parte de la misma por donde entraron.

Posteriormente procedieron a registrar todo el negocio, rompiendo estanterías y aparadores para sustraer las joyas de alto valor.

Incluso se dieron el tiempo para descerrajar la caja fuerte donde se guardaba dinero.

Tras retirarse los antisociales incluso dejaron la cortina del local semi abierta, lo que llamó la atención de las personas que la mañana del domingo pasaron por el lugar.

Los dueños de la joyería, al ser informados y verificar el hecho, efectuaron la mañana del mismo día la denuncia en el cuartel de la PDI concurriendo detectives de la Brigada Investigadora de Robos (BIRO) quienes efectuaron pericias y levantamiento de evidencia que permita identificar a los autores de este millonario robo.

El comisario Germán López, jefe de la BIRO Los Andes, indicó a Los Andes Online que en coordinación con el Ministerio Público se realizan las diligencias por el delito de robo en lugar no habitado que afectó a dicho local comercial.

“Fueron sustraídas diversas especies que están siendo inventariadas para poder establecerlo con exactitud, no obstante de manera preliminar corresponden a las joyas que han sido cuantificadas en $20 millones y el dinero en efectivo ascendente a un monto de $3 millones”.

Dijo que los ladrones desconectaron los sistemas de seguridad del local y en el lugar no se pudo recuperar imágenes captadas por las cámaras, “por cuanto los sujetos sustrajeron el equipo donde queda el registro grabado, por lo que se están revisando imágenes de otras cámaras externas y cuyas diligencias continuarán este martes”.

Por ello no se ha podido determinar por el momento el número de antisociales, el horario exacto en que fue cometido el delito y si se movilizaban en algún vehículo, “lo que se podrá determinar una vez que tengamos mayor evidencia”.

Curiosamente en ambas esquinas de calle Maipú, con Esmeralda y Manuel Rodríguez, existen cámaras de seguridad municipales y el robo no fue advertido, lo que ha generado mayor indignación entre los comerciantes víctimas y del sector ya que se cuestiona si realmente están operativas, solo graban imágenes, no había nadie en esos momentos operándolas o simplemente el funcionario estaba durmiendo.

Esto refleja, además, el desamparo en que se encuentra el centro de la ciudad en las noches, donde al parecer nadie fiscaliza el cumplimiento del toque de queda instaurado a causa de la pandemia de Coronavirus.

Fuente: Andes Online