Un 87% de avance presenta la construcción de viviendas del “Megaproyecto La Pampilla”

92

352 viviendas de uno y dos pisos, con casas adaptadas para personas con algún tipo de discapacidad, movilidad reducida o adultos mayores, incluye este proyecto habitacional.

Emoción, ansiedad y mucha alegría, fueron los sentimientos que experimentaron la mañana de este miércoles, un grupo de dirigentes de los comités de vivienda que forman parte del Megaproyecto La Pampilla. Tras varios meses sin poder ver el avance de sus viviendas a raíz de la pandemia, durante un par de horas pudieron conocer y visitar sus casas, las que en su mayoría ya se encuentran construidas en su totalidad.

“Llevo doce años en un comité, misma edad que tiene mi hija y para ella siempre fue un sueño tener su casa. Hoy visitar estas obras, trae a mi cabeza no solamente mi historia, sino que la de todos los socios que hemos incorporado al comité, quienes tienen sus historias y penas personales. Hay personas que no tienen donde vivir y hoy ellos ahora tienen esa alegría de tener su casa. Hace unas semanas se realizó la asignación de sus casas y ahora pudimos visitar las casas. En mi caso preferí pasar por fuera, mirarla de lejos para no ilusionarse todavía porque faltan un par de meses para la entrega. Estamos muy contentos porque son más de mil personas las que tendrán un nuevo hogar”, comentó Víctor Gaete, presidente del comité de vivienda Mi Futuro.

Cinco son los comités que integran el Megaproyecto La Pampilla: Valle Esperanza, Nueva Esperanza de San Vicente, Mi Futuro, Los Claveles y Fuerza y Esperanza. En unos meses más el nombre de este proyecto habitacional de 352 casas, quedará en el pasado, ya que por decisión de los vecinos, cuando finalice la construcción de las viviendas y se realicen todos los trabajos de urbanización necesarios, este lugar pasará a llamarse “Villa Cumbre de Calle Larga”.

 “Tener una casa es la aspiración y el sueño de cualquier familia o de cualquier persona. Es una de las cosas más lindas que pueden ocurrir. En la casa nacen, crecen los niños, se envejece, se muere, entonces haber sido parte de eso emociona. Esto se suma a las más de mil 500 personas que en Calle Larga se han convertido en propietarias de sus viviendas. Esto llena de satisfacción, ver a la gente feliz con sus viviendas. Esto la verdad es muy bonito y emocionante”, sostuvo el alcalde Nelson Venegas.

“ÉSTE ES UN GRAN PROYECTO”

Ubicadas en calle La Pampilla, a metros del centro de la comuna, este proyecto cuenta con viviendas de uno y dos pisos, donde existen casas adaptadas para personas con algún tipo de discapacidad, movilidad reducida o adultos mayores. A juicio de Juan Ugarte de la empresa constructora Valle Mar, este es uno de proyectos más completos y de mejor calidad en los que le ha tocado participar.

“Esperamos terminar la obra física en el mes de octubre y lo que quedaría es el proceso de certificación de los servicios como ESVAL, Chilquinta, la recepción municipal, temas más administrativos. Como empresa constructora trabajamos hace muchos años en viviendas sociales en la región. Hemos visto cómo han ido mejorando y aumentando las exigencias en cuanto a los equipamientos de la vivienda y este proyecto particularmente es uno de los mejores que me ha tocado ver en cuanto a las viviendas, las áreas verdes, el equipamiento, las calles que tiene, la verdad es que es un gran proyecto”, manifestó Juan Ugarte, quien además es el administrador del proyecto.

Una opinión similar tiene Claudio Astudillo, supervisor Serviu a cargo de la obra.

“Estas obras tienen un avance de un 87 por ciento, esta es una comunidad integrada, ya que hoy no solamente se entrega una vivienda, sino que se entrega un espacio integral para todas las personas. En promedio las casas son de 45 a 47 metros cuadrados y en terreno son de 118 hasta 150 metros cuadrados. Todo este proyecto se ha desarrollado de buena forma, si bien las obras deberían entregarse en febrero, es muy probable que se entreguen mucho antes. Es muy probable que este año las familias ya tengan sus viviendas”.

Fuente: Andes online