El Papa el Ángelus: Jesús habla “hoy” a todos los hombres de buena voluntad

213
Jesús no es un “un modelo para los resignados ni simplemente una víctima”, sino que es “el modelo de los pobres de espíritu y de todos los otros bienaventurados del Evangelio, que cumplen la voluntad de Dios y testimonian su Reino”. A ellos se dirige “hoy” en un mundo que exalta a quien se hace rico y poderoso, llamándolos a ser “constructores de una nueva humanidad”. Ángelus de este domingo 5 de julio.

Jesús habla “hoy” a todos los hombres de buena voluntad, y les da la alegría de ser “constructores de la nueva humanidad”. Asomándose a la ventana del Palacio Apostólico, el Papa Francisco comentó el pasaje evangélico de este domingo 5 de julio, Mateo, capítulo 11 versículos 25 al 30. Este Evangelio, enseñó el Santo Padre, está dividido en tres partes: primero Jesús alza un himno de bendición y de agradecimiento al Padre, porque ha revelado a los pobres y a los sencillos el misterio del Reino de los cielos; después desvela la relación íntima y singular que hay entre Él y el Padre; y finalmente invita a acudir a Él y a seguirlo para encontrar alivio.

El Padre se revela a quienes se abren con confianza a Él

Hablando de la primera parte, en que Jesús alaba al Padre porque ha ocultado los secretos de su Reino, su Verdad, a los “sabios e inteligentes”, Francisco explicó que los llama de este modo, “con un velo de ironía” porque “presumen” que son sabios, inteligentes, y, por lo tanto, muchas veces “tienen el corazón cerrado”.

La verdadera sabiduría también viene del corazón; no es sólo entender las ideas: la verdadera sabiduría también entra en el corazón. Si sabes muchas cosas y tienes el corazón cerrado, no eres sabio.

Jesús dice, en cambio, que los misterios de su Padre han sido revelados a los “pequeños”, es decir, a los que se abren con confianza a su Palabra de salvación, sienten la necesidad de Él y esperan todo de Él.