El rubro de restoranes y hoteleros son los sectores productivos más perjudicados por la pandemia de Coronavirus en Aconcagua

61

Dato que arrojó la primera Encuesta Nacional COVID-19

El rubro de restoranes y hoteleros son los sectores productivos más perjudicados por la pandemia de Coronavirus en Aconcagua, de acuerdo al dato que arrojó la primera Encuesta Nacional COVID-19, realizada a un total de 607 empresas de la V región, en el marco de la aplicación de la Encuesta de Demanda Laboral (ENADEL) por parte del Observatorio Laboral de Valparaíso, OLV, de la red de Observatorios del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo, SENCE.

El objetivo del sondeo fue conocer los efectos que está produciendo el COVID-19 sobre la economía y el mercado laboral y cómo se han visto afectadas las empresas de la región. Del total de la muestra, el 85% de las empresas que respondieron son microempresas (poseen menos de 10 trabajadores), el 11% pequeñas, 3% medianas y un 1% grandes. Las 607 empresas que respondieron la encuesta suman 10.559 trabajadores.

Del estudio, realizado entre el 17 de abril y el 22 de mayo, se puede inferir que la mayoría de las empresas han bajado sus ventas o ingresos, existiendo una cantidad significativa de estas que debió cerrar o se encuentra proyectando su cierre. En este análisis el sector hotelería o alojamiento, de 62 empresas que respondieron la encuesta, el 50% reconoció que cerró sus operaciones. En tanto el 48% bajó significativamente sus ventas. Mientras, en restoranes, de 88 consultados, el 38% dejó de operar, versus un 57% que informó de una baja de ventas considerable. En el rubro comercio, de 166 encuestados, el 13% reconoció la misma situación de cierre, bajando sus ventas el 70% de los encuestados.

Al respecto, la seremi María Violeta Silva afirmó que esta encuesta tiene una gran relevancia porque “son datos regionales, reflejan datos que van de cordillera a mar. Debemos descentralizar desde la capital regional hacia el interior. Porque en la medida que tengamos información fiable, confiable, vamos a poder, como gobierno, tomar mejores decisiones y poder implementar mejores políticas públicas. No podemos implementar políticas públicas si no conocemos la realidad”, puntualizó.

El director regional del SENCE, Alejandro Villarroel Castillo, indicó que esta información sirve para preparase para un “despegue importante”. “Esto significa entregar herramientas a la gente, que para cuando volvamos a una normalidad puedan integrase al mundo laboral, puedan sumarse a estas empresas que están requiriendo competencias nuevas, especialmente del área tecnológica. El OLV a través de la encuesta ENADEL y COVID 19 nos va a permitir saber dónde tenemos deficiencias, donde tenemos brechas, debilidades, para poder, a través de los recursos públicos, poder generar un acercamiento con las empresas”, manifestó Alejandro Villarroel.

Por su parte, el director regional del Observatorio Laboral, OLV, Drago Radovic, encargado de entregar los resultados, agradeció “a la universidad, a OTIC SOFOFA, a la seremi del Trabajo y al director regional del SENCE, que nos han permitido ir conduciendo este proceso investigativo y de levantamiento de datos, a fin de generar resultados útiles para la toma de decisiones, para colaborar y contribuir a la empleabilidad de las personas de la región”.

Caída de ventas

En relación exclusivamente a ventas y/o ingresos de las empresas, 400 empresas del total reconocieron bajas significativas, indicando el 26 % de ellas que no han podido vender, mientras que un 75% señala que sus ventas disminuyeron más del 75% en comparación a la misma fecha del 2019. Por otro lado, del total de empresas encuestadas, solo un 3% declara que sus ventas/ingresos han aumentado.

En lo relativo a la situación operativa de las empresas, de la totalidad que declaran seguir operando en la región, un 54% indica estar con dificultades significativas, mientras que el 23% menciona tener todas las operaciones paralizadas. Un 19% declara encontrarse con dificultades menores, mientras que el 4% restante considera que está sin problemas. De las 466 empresas que declararon no estar cerradas ni en proceso de cierre, 361 se encuentran operando y 105 paralizaron o suspendieron sus operaciones.

Ley de Protección al empleo

Respecto a la suspensión de contratos de trabajo, debido a la emergencia sanitaria producto del COVID-19, el 17% de las empresas indicó haber utilizado dicho pacto de suspensión contractual, el cual permite que los trabajadores puedan acceder a su remuneración a través del Seguro de Cesantía, mientras que un 10% indica haber suspendido contratos de trabajo debido a actos de la autoridad, es decir, cuarentenas. El 21% de las empresas restantes de la región declaran haber implementado el pacto de reducción de jornada laboral, el cual permite a los empleadores acordar con sus trabajadores de manera individual o colectiva la reducción de hasta el 50% de la duración de su jornada de trabajo.

Desvinculaciones

Del total de empresas que continúan operando en la región, un 10% declaró que desde la fecha de la encuesta hasta un horizonte de fines de julio, estima que desvinculará más trabajadores como consecuencia de la crisis sanitaria asociada al Covid-19, mientras que el 30 % declara que no lo hará. Un 50% declara no saber si tomará esa acción.

Los antecedentes, estudios y datos extendidos, tanto de Encuesta de Demanda Laboral (ENADEL) como de la Encuesta Laboral COVID 19, se pueden revisar y obtener en www.olv.cl

Fuente: Andes Online